Les inconforts liés à un transit irrégulier du bébé

Las molestias relacionadas con el tránsito irregular de un bebé

Los bebés y los niños también pueden experimentar las molestias asociadas a un intestino perezoso.

Durante el primer año de vida del niño, el músculo rectal aún no está desarrollado y a veces carece de tonus y elasticidad.
A medida que un niño crece, pasa por varios cambios físicos y psicológicos relacionados con su desarrollo que pueden ser factores desencadenantes del intestino perezoso.

Si las heces de su hijo son duras y pequeñas, ello significa que algo no va bien.

Para los niños menores de 3 años, siempre es aconsejable consultar un pediatra o médico de cabecera si el problema persiste. Por ejemplo, el pediatra podrá recomendar una leche enriquecida en prebióticos o azúcares indigeribles que tienen los mismos efectos sobre el tránsito que la fibra. Esto permite que las heces sean menos compactas y, por lo tanto, más fáciles de evacuar.

La importancia de la regularidad

A la edad en la que el niño deja el pañal, es frecuente que los niños pequeños desarrollen dificultades temporales para ir al baño. En pocas palabras, es importante enseñar a los niños los estándares higiénicos correctos: por ejemplo, acostumbre a su hijo a ir al baño todos los días a la misma hora y a sentarse en el orinar, o en el inodoro, con la ayuda de un reductor o un taburete para que pueda apoyar sus pies y adoptar la posición correcta.

Consejos para niños más mayores

Es importante controlar el régimen alimenticio de los niños más mayores o de los niños que han iniciado una dieta sólida: las peras como fruta, el calabacín, repollo, acelgas, lechuga y las espinacas como verduras, gracias a su alto contenido en fibra, ayudarán a regular la actividad intestinal.
Es esencial que el niño beba agua regularmente: esto hace que las heces sean más blandas y, por lo tanto, facilita el tránsito en el intestino.
Durante el periodo en el que la actividad intestinal es menor, es aconsejable consumir diariamente leche o yogurt: los fermentos lácteos parecen desempeñar un papel importante favoreciendo una función intestinal correcta.

Recuerde también que, además de tener beneficios sobre la vida de los niños en general, una actividad física suficiente y regular también ayuda a estimular la digestión.


geoloc home

geoloc home

Consulta actualmente la versión: