Vid roja

Vid roja

La vid roja o parra es una planta caducifolia trepadora que pertenece a la familia de la vid y que, si no se podara, podría medir de 10 a 20 m. Tiene hojas estípulas en forma de corazón que pueden medir hasta 15 cm.
A principios de verano aparece la inflorescencia racimosa que madura en septiembre y octubre y que produce uvas comestibles.
Hay una gran variedad de uvas, de color rojo, azul y amarillo y algunas son más adecuadas para la viticultura mientras que otras son ideales para comer.

Nombre latino

Vitis vinifera L.

Origen

Europa, Asia occidental y África del Norte

Parte utilzada

Las semillas, la piel y las hojas

Ingredientes activos

El ácido tánico, compuesto entre otros de oligómero proantocianidina (los OPC), que se encuentra principalmente en las semillas: propiedades antiinflamatorias, venotónicas, antioxidantes.
Flavonoides, en particular las antocianinas y los estilbenos, que se encuentran principalmente en la piel, y los catequines que se encuentran más en las semillas: propiedades antiinflamatorias, venotónicas, antioxidantes.
Ácidos fenólicos, en particular el ácido gálico y el cafeico, que se encuentran principalmente en las hojas: propiedades antiinflamatorias, venotónicas, antioxidantes.

Uso

La vid es uno de los cultivos más antiguos que desde siempre se ha utilizado como alimento. Las uvas se pueden comer frescas pero también secas como pasas. El jugo se puede beber o fermentar para producir vino. De las semillas se puede extraer un aceite de alta calidad que resulta ideal para elaboraciones calientes como la fondue porque, incluso a temperaturas muy altas, no produce humo. Incluso se pueden hacer dolmas de las hojas. Las dolmas son hojas de parra rellenas de una mezcla de carne o vegetariana que son conocidas sobre todo en Oriente Próximo y Oriente Medio y en la zona del Mediterráneo.
Pero a la vid también se le conoce desde la antigüedad como una planta medicinal. Por su valor nutritivo, a menudo daban uvas a aquellas personas que se estaban recuperando de alguna enfermedad. Se usaba la uva para tratar trastornos estomacales y del intestino, enfermedades del hígado y de los riñones y como laxante para estimular la desintoxicación. En los cosméticos también encontramos esta planta. Se le conocía sobre todo por combatir las arrugas en la piel.
Los más conocidos eran los vinos de hierbas a los que se le añadía diferentes plantas para tratar todo tipo de trastornos. El vino, y sobre todo el vino tinto, es un buen disolvente de extracción para sacar substancias activas de las plantas y conservarlas. El hecho de que en dicho aspecto sea mejor el vino tinto que el blanco tiene que ver con las antocianinas. Los pigmentos rojos que se encuentran en la piel son los responsables de la acción antioxidante que, a su vez, aumentan la capacidad de conservación.
Las hojas, sobre todo por sus propiedades astringentes y antisépticas, se utilizaban para el tratamiento de la diarrea, las hemorragias, las hemorroides y las varices.

Recientemente se ha descubierto que los residuos de la vinificación, entre los que se encuentran las semillas, la piel, las hojas y los tallos, son una fuente interesante de una serie de polifenoles que son fuertes antioxidantes tanto in vitro como in vivo. Antes se utilizaban como alimento para el ganado pero ahora cada vez se utilizan más como complemento alimenticio. 1-9 Son micronutrientes que pueden jugar un papel importante en los trastornos de circulación y que nos protegen de la oxidación del colesterol LDL, de la formación de coágulos de sangre y del envejecimiento prematuro.
En este momento hay muchas investigaciones sobre su funcionamiento por lo que respecta a la insuficiencia venosa. Los polifenoles de la vid roja, entre los que se encuentran los OPC, tienen un sorprendente y rápido resultado a la hora de aliviar la sensación de piernas pesadas, el picor y los dolores en las extremidades inferiores.14-18
También cuentan con propiedades antiinflamatorias y reductoras de la presión arterial.19-23

Referencias bibliográficas

Las declaraciones de propiedades saludables relativas a las plantas que contienen los productos que figuran en nuestro sitio web son conformes a la lista de declaraciones de propiedades saludables en espera de evaluación definitiva por parte de las autoridades comunitarias (véase el sitio web de la Comisión Europea: http://ec.europa.eu/nuhclaims/). Sin embargo, pueden sufrir modificaciones tras su evaluación por las autoridades nacionales competentes.

Las declaraciones de propiedades saludables relativas a otros nutrientes o sustancias que contienen los productos que figuran en nuestro sitio web son conformes al Reglamento n.º 432/2012 de la Comisión, de 16 de mayo de 2012, por el que se establece una lista de declaraciones autorizadas de propiedades saludables de los alimentos distintas de las relativas a la reducción del riesgo de enfermedad y al desarrollo y la salud de los niños (véase el sitio web de la Comisión Europea: http://ec.europa.eu/nuhclaims/).